Lo bueno de tener una novia tan zorra como la mía es lo bien que te lo pasas con ella. Hoy estaba juguetona así que puse la cámara a grabar mi polla bien recta y ella como una gatita comenzó a chupármela con muchas ganas. Se metía la polla en la boca hasta el fondo. Ella llevaba unas orejas de gatita y yo estaba deseando que yo la chupara hasta el fondo.

Después ella me dio una sorpresa cuando se puso de lado para follármela y llevó un enchufe anal metido dentro de su culo para tenerlo preparado ya que quería que se lo reventara. Estaba encantado, pero no iba a perder la oportunidad de jugar un poco con ese juguete metido en el culo. Después de eso empecé a follarla con ganas hasta que de golpe empecé a correrme de gusto dentro de su culo llenándoselo hasta que le rebosara.

Deja una Respuesta