Esta chica tenía una réplica muy cachondo y quería conseguirlo como fuera. Le habían retado a que tenía que buscar entre la genética que paseaba por la playa a uno que quisiera hacer una escena porno con ella. Al principio todo el mundo era muy machotes, pero cuando llegaba la hora de la verdad o se tenían que trabajar o les daba corte follar con ella delante de una cámara.

Solo uno de todos los que tanteó tuvo los santos cojones de aceptar Le dio una tarjeta y le dije que por la tarde acudió al estudio en la dirección de la tarjeta. El tío se había allí y entraron en el estudio donde había un sofá y se sentó en él. Ella se presentó el vestido poniéndole el culo y el coño en su cara y el hombre se pudo tener una comida de coño para empezar.

Deja una Respuesta